Compartir este artículo

Un grupo de científicos españoles consiguieron eliminar el virus de la sangre y tejidos mediante un revolucionario método. Enterate de qué se trata.

Científicos del Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa de Barcelona y del Hospital Gregorio Marañón de Madrid lograron hallar una posible cura para los enfermos de VIH. Consiguieron que cinco personas con el virus del SIDA presentaran un reservorio del mismo indetectable en su sangre y tejidos tras ser sometidos a trasplantes de células madre procedentes de médula ósea.

En un sexto paciente, los anticuerpos virales habían desaparecido completamente siete años después del trasplante. El único participante con un reservorio de VIH detectable recibió un trasplante de sangre de cordón umbilical y tardó 18 meses en reemplazar todas sus células por las células del donante.

Los anticuerpos virales incluso desaparecieron completamente en uno de los casos siete años después del trasplante, lo que indica que el VIH podría haber sido eliminado de su cuerpo, según la investigación, publicada este lunes en la revista del Colegio de Médicos Estadounidenses Annals of Internal Medicine.

El reservorio viral latente de VIH está formado por células infectadas que no pueden ser detectadas o curadas por las medicinas o el mismo sistema inmunitario del cuerpo. Este reservorio es la causa por la que los medicamentos antirretrovirales no llegan a curar la infección por el VIH sino que reducen la carga viral y previenen que se desarrolle y pase a la etapa de sida.

El estudio, sin embargo, señala ciertos factores asociados con el trasplante de células madre que podrían contribuir a eliminar ese reservorio del cuerpo.

“Los buenos resultados que hemos obtenido no quieren decir que se hayan curado, sino que por el momento no podemos detectar el reservorio viral”, aclaró al periódico español La Vanguardia Javier Martínez-Picado, investigador del instituto IrsiCaixa.

En la actualidad, el trasplante de células madre es recomendado únicamente para tratar enfermedades hematológicas graves.