Compartir este artículo

El método científico consiste en la realización de una serie de procesos específicos que utiliza la Ciencia para adquirir conocimientos.

Por método científico se entiende el conjunto de procedimientos que siguen las diversas ciencias para someter a contrastación las hipótesis formuladas. Etimológicamente, la palabra método proviene del griego y consta de dos partes: camino hacia, de µτε∞, hacia y ‘oδoç, camino: modo ordenado de proceder para llegar un fin determinado (Rodríguez, 2006, p85). Por tanto, en su sentido más amplio, método, significa el camino más adecuado para lograr un fin (Münch y Ángeles, 1990, p. 13).

El método implica tanto los procedimientos, como las técnicas, así como el diseño mismo, todos ellos usados con el propósito de poder alcanzar satisfactoriamente los objetivos del estudio y, por tanto, las consecuentes respuestas a las preguntas específicas del problema de la investigación. Como señala De Gortari (1978, p. 65):

El método es el procedimiento planeado que sigue el investigador para descubrir las formas de existencia de los procesos objetivos del universo, para generalizar y profundizar los conocimientos así adquiridos, para demostrarlos en su conexión sistemática y para comprobarlos en el experimento y en la aplicación técnica.



Los 6 pasos para explicar el método científico

1- Observación
Como sabrás, observar es mucho más que mirar. Podríamos decir que este primer paso surge de una pregunta. De una duda. En el vídeo, la pregunta es «por qué una planta crece más que la otra». Y para resolver la pregunta podemos usar un microscopio, lupa o telescopio en mano (según el momento o situación) para analizar los hechos y recoger datos.

2- Planteamiento del problema o investigación
Tras la observación toca recabar datos. Obtener información para plantear una pregunta clara y concisa. En el vídeo se empiezan a tomar medidas de las plantas.


¿Sabes qué es el discurso científico?


3- Formulación de la hipótesis​​
Este paso se puede resumir más fácilmente. Toca pensar en varias respuestas a tu pregunta. Por ejemplo, si hablamos de las plantas como en el vídeo, una hipótesis puede ser que necesitan música. O sol. El objetivo es dar respuestas posibles a las dudas que hemos planteado previamente, y estas se llaman hipótesis.

4. Experimentación
Ahora el objetivo es confirmar o rechazar las hipótesis. Y hay que decir que no pasa nada si nos equivocamos, se pueden cambiar las hipótesis sin miedo. Vamos a centrarnos en observar, medir, registrar resultados y compararlos, así que podríamos decir que esta es la parte más divertida del método. ¡Y sobre todo hay que tener paciencia! En el vídeo, por ejemplo, se podría haber cambiado la hipótesis y exponer la planta al sol menos tiempo.

5. Organización, registro y análisis de datos
Ahora vamos a interpretar los datos. Toca realizar tablas y gráficos y anotar todo lo que hemos extraído en los pasos previos. En el vídeo, como veréis, se comparan las medidas de las plantas una vez aplicados los experimentos.

6. Conclusiones
Si el experimento confirma las hipótesis podemos presentar un informe o un documento con las conclusiones y explicar el proyecto, con los datos pertinentes. Una vez que se han analizado los resultados, se elabora la conclusión de la investigación y se comunica. Pero si el experimento no confirma las hipótesis… tendremos que volver al punto 3 y plantear de nuevo el proyecto. Pero no pasa nada, la gracia del método científico es que siempre se puede replantear y volver a realizar hipótesis.