Compartir este artículo

Lo que Karl Marx definió como «acumulación originaria o primitiva» de capital constituyó un proceso que precedió a la formación de la gran producción capitalista y separó de los medios de producción a los productores directos.



La acumulación originaria del capital fue acompañada de:

1) La quiebra de los campesinos y su transformación en individuos sin propiedad, jurídicamente libres, carentes de medios de subsistencia y, por lo tanto, obligados a vender su fuerza de trabajo a los capitalistas. Este hecho fue esencial en las nuevas relaciones sociales que se dieron en el seno de la industrialización, pues permitió a los dueños de las fábricas disponer de abundante mano de obra procedente del campo con la que acrecentar a través de la plusvalía una riqueza que, reinvertida, multiplicó el desarrollo del capitalismo

2) La concentración de caudales en pocas manos, esencial en la creación y desarrollo de empresas industriales, por ejemplo, en la Inglaterra del siglo XVIII.

La acumulación de capital supuso la separación de los medios de producción (esencialmente la tierra) de los productores directos, los campesinos. En Inglaterra este proceso se realizó mediante las leyes de cercamiento o «enclosures», que privaron a los agricultores tradicionales de los bienes de comunes destinados al autoconsumo. Los nuevos propietarios pasaron a explotar las nuevas propiedades con una mentalidad capitalista.

Marx también se pregunta por el origen de esta relación, que no es algo natural sino un producto del desarrollo histórico de la humanidad y escribe un capítulo específico sobre lo que denomina la acumulación originaria del capital, que describe como el proceso de separación de los productores directos de los medios de producción. El capitalismo consiste en que el propietario del dinero encuentra por un lado los medios de producción y por el otro la fuerza de trabajo y los combina en el proceso de producción para elaborar las mercancías.

Cada país tiene una historia particular de la forma en la cual se llegó a una situación en que la mayoría o buena parte de la población es despojada de los medios de producción y queda solamente con su fuerza de trabajo, mientras que una minoría se apropia de los medios de producción y del dinero. Con base en la experiencia de Europa y especialmente de Inglaterra, Marx muestra que los procesos que generan esta disociación son:

  1. a) La expropiación de la gran mayoría de pequeños productores agrícolas, que se ven expulsados de la tierra por los terratenientes y por capitalistas agrícolas, que encuentran oportunidades de inversión rentables. Este proceso se desarrolló mediante diversas acciones violentas contra los campesinos.
  2. b) El gran crecimiento del mercado mundial, de la colonización, del comercio de esclavos, que permitió que, inicialmente, en unos pocos países de Europa se concentraran grandes riquezas en dinero y medios de producción como producto de las actividades de intercambio, de saqueo y estafa.
  3. c) La transformación de comerciantes enriquecidos en productores directos con capitales mayores que permitían la introducción de nuevas técnicas.
  4. d) El crecimiento y transformación de maestros artesanos y pequeños productores en capitalistas.
  5. e) La expropiación de pequeños productores industriales y de servicios, de artesanos, de sus medios de producción, debido a la competencia económica por parte de capitalistas con técnicas más eficaces.

El capítulo sobre la acumulación originaria es una ilustración histórica para mostrar procesos que condujeron a la creación de las condiciones estructurales básicas para el funcionamiento del modo de producción capitalista. Adicionalmente, la expropiación de los trabajadores directos de sus medios de producción continúa permanentemente en mayor o menor escala.